EN
Tendinopatía de aquiles

Tendinopatía de aquiles

Los tendones desempeñan un papel esencial en el sistema musculoesquelético al transferir las cargas de tracción desde el músculo al hueso para permitir el movimiento y la estabilización de las articulaciones.

Las tendinopatías representan el 30% de todas las lesiones deportivas y producen una gran cantidad de morbilidad y gastos de atención médica, siendo el tendón de Aquiles uno de los más frecuentemente afectados, tanto en deportes de élite como recreativos que someten a sobrecarga a los tendones de las extremidades inferiores.

La tendinopatía de Aquiles es la más frecuente en la extremidad inferior, con una frecuencia del 6% en sedentarios y más del 50% en deportistas y su etiología incluye factores de riesgo como el estilo de vida, patrón e intensidad de carga, variables biológicas (genética, edad, sexo), así como diferentes agentes farmacológicos.

La fisiopatología de esta entidad clínica incluye la presencia de áreas de degeneración tendinosa, con un aumento de agrecanos en la sustancia fundamental, síntesis excesiva de colágeno de tipo III y procesos de neovascularización, asociados al fallo en el proceso de reparación del tendón.

En este intento fallido de reparación tendinosa también se ha observado una señalización nociceptiva excesiva del tendón con una mayor producción de agentes bioquímicos, como la sustancia P y el receptor de glutamato NMDAR1, que causan dolor y restricción de la movilidad.

Aunque las tendinopatías se caracterizan por cambios estructurales en el tendón, que producen un dolor prolongado y que limitan el desarrollo de la actividad física , existe un amplio espectro de trastornos del tendón dentro del concepto de tendinopatía que comparten algunas características comunes: paratendinopatías, tendinitis, tendinosis, , microroturas degenerativas, microroturas espontáneas del tendón, tendinitis calcificantes… por lo que, aunque no existe una etiología o patogénesis única que pueda explicar el desarrollo de todos estos procesos, se ha establecido un consenso en el que todas las afecciones del tendón que cursan con dolor prolongado, alteración funcional y cambios estructurales, deben ser diagnosticados como tendinopatías .

El tratamiento de las tendinopatías debe apuntar a fomentar la regeneración del tendón, la modulación del dolor y la restauración de las propiedades biomecánicas.

Las opciones de tratamiento actuales incluyen programas de entrenamiento de carga, terapia de ondas de choque extracorpóreas, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, inyección de plasma rico en plaquetas, inyecciones de altos volúmenes y, a veces, cirugía abierta o artroscópica.

Se han desarrollado nuevos tratamientos de fisioterapia como la electrólisis percutánea intratisular (técnica EPI) o la neuromodulación que plantean resultados esperanzadores al ser combinados con el gold standard en el tratamiento de las tendinopatías, el ejercicio terapéutico, que consiste en la elaboración de programas de adaptación a la carga adaptados al deportista, deporte, tipo de tendón y momento biológico en el que se encuentra dicha estructura.

Dr. Pedro Belón PT, PhD
Fisioterapeuta del primer equipo del Real Madrid C. F.
Profesor de posgrado en UCM, UAM, USAL
Fundador del Instituto IEFI (Instituto Europeo de Fisioterapia Invasiva).