EN
Microbiota y Salud del deportista: Efectos sobre el rendimiento deportivo

Microbiota y Salud del deportista: Efectos sobre el rendimiento deportivo

Cuando hablamos de deporte de alta competición siempre pensamos en el resultado, en el rendimiento, en la mejor performance. Correcto. Para eso entrenan desde temprana edad y cuidan numerosos aspectos relacionados con el éxito: Nutrición, Aspectos Psicológicos, Antropometría y Composición Corporal, Sistemas Energéticos, Aspectos técnicos y Neuromusculares, etc., sobre una adecuada base genética que nos proporcione un talento específico para la especialidad que nos ha elegido, y digo bien, porque es la especialidad la que nos elige a nosotros, y no al revés.

Pues bien, ante los múltiples factores que intervienen, vamos a anteponer uno de ellos: LA SALUD DEL DEPORTISTA. Un deportista sin una salud digamos perfecta, difícilmente podrá alcanzar su máximo rendimiento deportivo.

La salud la podemos considerar en numerosos ámbitos, desde mentales, pasando por metabólicos, cardiovasculares, neurológicos, digestivos, etc., y en esta ocasión vamos a centrarnos en algo que hasta hace poco ha pasado inadvertido para la mayoría, pero que incide directa o indirectamente, en todos los aspectos ya citados. Se conoce también como “El segundo cerebro”, y son todos los procesos que influyen en la nutrición celular en base a lo que se ingiere, digiere y absorbe a nivel intestinal. Estos procesos vienen regulados por lo que hoy conocemos como MICROBITA INTESTINAL, millones de bacterias que colonizan nuestro intestino y que dan sentido al funcionamiento correcto de todos nuestros órganos y sistemas.

Es bien sabido y comprendido que lo que comemos modula nuestro ánimo. El estrés afecta al intestino, que a su vez influye en cómo nos sentimos. Lo que sucede en el intestino afecta nuestra respuesta al estrés (Werbner et al., 2019)

También se ha sugerido y existen cada vez más evidencias, de que las inflamaciones articulares se desencadenan por las endotoxinas producidas por el microbioma gastrointestinal. Se ha investigado la relación entre el dolor en las articulaciones y la composición del microbioma gastrointestinal, y el dolor de rodilla relacionado con la osteoartritis en el Estudio de Rotterdam, un gran estudio de cohorte basado en la población. Se mostró que la abundancia de especies de Streptococcus está asociada con un mayor dolor de rodilla, lo que se validó mediante la cuantificación absoluta de las especies de Streptococcus. Se ha mostrado evidencia de que esta asociación es impulsada por la inflamación local en la articulación de la rodilla. Los resultados indican que el microbioma es un posible objetivo terapéutico para el dolor de rodilla relacionado con la osteoartritis.

Más interesante es aún, relacionado con el rendimiento, los recientes hallazgos que muestran que existen bacterias que mejoran el rendimiento de atletas de élite. Una nueva investigación ha identificado un tipo de bacteria que se encuentra en los microbiomas de los atletas de élite que contribuye a mejorar la capacidad de ejercicio. Estas bacterias, miembros del género 'Veillonella', no se encuentran en el intestino de las personas sedentarias.

En deportistas, además, existe una cierta inmunosupresión asociada una carga de entrenamiento excesiva, sueño alterado y circunstancias generales (como mayores fuentes de contagio por relación de grupos, gimnasios etc.), que pueden contribuir a un mayor riesgo de infecciones del tracto respiratorio. Aproximadamente el 70% del sistema inmune se relaciona con la microbiota intestinal y se ha demostrado que la suplementación con probióticos promueve una respuesta inmune saludable. En deportistas, por tanto, cepas probióticas específicas pueden reducir la cantidad de episodios, la gravedad y la duración de las infecciones del tracto respiratorio superior (Posición de la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva 21-12-2019)

Más relacionado con el rendimiento y el tan temido “lactato” entre deportistas, muchos atletas le achacan a él la fatiga muscular en carreras de fondo, como la maratón. Durante el ejercicio físico se recicla lactato en glucosa, su precursor, vía el ciclo de Cori. Hay bacterias en la microbiota, como las del género Veillonella, que metabolizan el lactato en ácidos grasos de cadena corta (SCFAs). Según un estudio publicado en Nature Medicine los atletas de élite muestran una mayor abundancia de Veillonella en su microbiota; más aún, en ratones de laboratorio su efecto es incrementar hasta en un 13% el rendimiento físico. ¿Se complementarán las dietas de los atletas con probióticos? Quién sabe, pero todavía es pronto para tomar esa decisión.

Trabajos previos han estudiado el microbioma de los atletas de élite; muestran una abundancia de bacterias de los géneros Veillonellaceae, Bacteroides, Prevotella, Methanobrevibacter y Akkermansia. Para estudiar cómo cambia la composición de la microbiota antes y después del ejercicio, en este nuevo estudio se han seguido 15 atletas de élite antes y después de correr la Maratón de Boston 2015; su microbiota se ha comparado con la de 10 sujetos de control sedentarios. Se tomaron muestras diarias desde una semana antes hasta una semana después del día de la maratón (209 muestras). El cambio más significativo antes y después del ejercicio se observó en la abundancia de las bacterias del género Veillonella.

No se sabe por qué las bacterias Veillonela han colonizado a los atletas de élite y no lo han hecho otras bacterias que metabolizan el lactato. Quizás se trata de algún tipo de simbiosis, dado que su cuerpo es un entorno rico en lactato. Futuros estudios son necesarios para clarificarlo. Como todo incremento del rendimiento, incluso uno pequeño, puede ser decisivo para alcanzar el podio. Aunque hay que ser muy cauto con las promesas asociadas a la microbiota y a los probióticos, son cada vez mayores las evidencias que muestran esa relación favorable, por lo que merece la pena, a todas luces, propiciar en los deportistas una adecuada alimentación, y en su caso suplementarla o complementarla con pre y probióticos, para mejorar la salud intestinal y el rendimiento deportivo tal como nuestra el artículo de Jonathan Scheiman y cols: «Meta-omics analysis of elite athletes identifies a performance-enhancing microbe that functions via lactate metabolism,» Nature Medicine (24 Jun 2019) y otros : Emily Willingham, «Elite Athletes’ Gut Bacteria Give Rodent Runners a Boost. The chemical these bacteria produce appears to enhance athleticism» Scientific American, 24 Jun 2019.

Dr. Ángel Gutiérrez Sáinz MsC, PhD
Profesor de Fisiología del Ejercicio en la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada
Especialista en Medicina del Deporte
Director del grupo de investigación EFFECTS-262